Show simple item record

dc.contributorDuque, Robertoes_MX
dc.date.accessioned2018-03-14T04:21:23Z
dc.date.available2018-03-14T04:21:23Z
dc.date.issued2018-03-14es_MX
dc.identifier.urihttp://ru.juridicas.unam.mx:80/xmlui/handle/123456789/1347
dc.description<p>Caras vemos, ma&ntilde;as s&iacute; sabemos. Como es consabido, los tres aspirantes que podr&iacute;an aparecer en la boleta presidencial son tr&aacute;nsfugas de partidos pol&iacute;ticos: Jaime Rodr&iacute;guez &ldquo;El Bronco&rdquo; proviene del PRI, Margarita Zavala del PAN y Armando R&iacute;os Piter del PRD. Y es que en estos tiempos es muy taquillero el discurso antipartidos. Para un oportunista, eso es demasiada tentaci&oacute;n. Por eso fingen que mutaron de piel. Por eso desfiguran la v&iacute;a independiente, originalmente dise&ntilde;ada para abrir camino pol&iacute;tico a la sociedad civil.</p><p>&nbsp;<br />En su momento, estos tres aspirantes &ldquo;independientes&rdquo; se lanzaron &ndash;en su estilo&ndash; a despotricar contra la partidocracia corrupta a la que hac&iacute;a cinco minutos pertenec&iacute;an. Hoy desconocen su escuela y patean el pesebre. Pegan el grito en el cielo por el financiamiento que reciben los partidos, ahora que no son beneficiarios. Es un discurso vistoso. Una arenga cacha-incautos. Pero no es su pasado lo que mejor los delata, es su comportamiento. Veamos los datos que dio el Instituto Nacional Electoral tras concluir la fase de recolecci&oacute;n de apoyos ciudadanos:</p><p>&nbsp;<br />&ndash;&ldquo;El Bronco&rdquo;. Total de firmas: 2&rsquo;034,453. Irregulares: 824,484 (40.5%).&nbsp;</p><p>&nbsp;<br />&ndash;Armando R&iacute;os Piter. Total de firmas: 1&rsquo;765,754. Irregulares: 606,240 (34.3%).</p><p>&nbsp;<br />&ndash;Margarita Zavala. Total de firmas: 1&rsquo;578,783. Irregulares: 511,603 (32.4%).</p><p>&nbsp;<br />En su lucha por aparecer en la boleta, estos tres personajes sumaron juntos la friolera de 1&rsquo;942,327 anomal&iacute;as. Esta cifra supera, por ejemplo, la poblaci&oacute;n completa del estado de Zacatecas. Me temo que esto debe constituir alguna clase de r&eacute;cord mundial que nutre a&uacute;n m&aacute;s el descr&eacute;dito que tiene la pol&iacute;tica en nuestro pa&iacute;s. &iquest;Cu&aacute;ntas de estas firmas son errores humanos? &iquest;Cu&aacute;ntas son pr&aacute;cticas fraudulentas? &iquest;Cu&aacute;ntas implican delitos electorales?</p><p>&nbsp;<br />Hay distintas teor&iacute;as. Seg&uacute;n R&iacute;os Piter son &ldquo;errores de captura&rdquo;. De estar en lo cierto, quedar&iacute;a en evidencia la ineptitud del INE y habr&iacute;a que tirar esa &ldquo;app&rdquo; a la basura lo antes posible. Pero la pregunta es: &iquest;Y entonces por qu&eacute; Mar&iacute;a de Jes&uacute;s Patricio &ldquo;Marichuy&rdquo; o Pedro Kumamoto &ndash;por citar dos ejemplos&ndash; tuvieron un porcentaje baj&iacute;simo de firmas irregulares, siendo que utilizaron la misma aplicaci&oacute;n?</p><p>&nbsp;<br />M&aacute;s cre&iacute;ble es la tesis de &ldquo;El Bronco&rdquo;. Dice que fueron &ldquo;travesuras&rdquo; &ndash;sic&ndash; de los auxiliares encargados de recabar las firmas, es decir, del equipo de trabajo que &eacute;l mismo registr&oacute; ante el INE. No precis&oacute;, por supuesto, la distinci&oacute;n entre los t&eacute;rminos &ldquo;travesura&rdquo;, &ldquo;trampa&rdquo; y &ldquo;delito electoral&rdquo;. Lo cierto es que cualquier aspirante tiene responsabilidad &ndash;al menos indirecta&ndash; sobre la conducta de su equipo de auxiliares.</p><p>&nbsp;<br />Ahora bien, las cifras que acabamos de ver s&oacute;lo corresponden a los apoyos ciudadanos no encontrados en la lista nominal de electores. Pero las firmas que provisionalmente se ten&iacute;an por &ldquo;buenas&rdquo; tambi&eacute;n presentan anomal&iacute;as y, de hecho, algunas de &eacute;stas son de extrema gravedad (as&iacute; lo adelant&oacute; la consejera del INE, Adriana Favela). Es decir: estamos ante algo semejante a lo que ocurri&oacute; con muchos aspirantes a diputaciones federales que ya est&aacute;n formalmente acusados ante la Fiscal&iacute;a Especializada para la Atenci&oacute;n de Delitos Electorales (FEPADE).</p><p>&nbsp;<br />La merma num&eacute;rica adicional podr&iacute;a impedir al &ldquo;Bronco&rdquo;, a Margarita Zavala y a R&iacute;os Piter alcanzar el famoso umbral de 866,593 firmas (nota: el primero de ellos ya casi lo alcanza, &iexcl;pero de firmas irregulares!). Igual podr&iacute;an perder la dispersi&oacute;n territorial exigida por la ley: 1% de la lista nominal en cuando menos 17 entidades federativas.&nbsp;</p><p>&nbsp;<br />Pero, al margen de eso, las trampas ameritan por s&iacute; mismas un castigo. En caso de que se acrediten acciones fraudulentas como haber echado mano del mercado negro de padrones y/o de credenciales, o haber realizado plantillas para falsear los apoyos, esos hechos bastar&iacute;an para proceder contra los infractores en dos v&iacute;as paralelas:</p><p>&nbsp;<br />Por lo que hace al INE, procede la negativa del registro (o sea, no aparecer en la boleta) y la imposici&oacute;n de multas (art&iacute;culos 446-1, incisos &ldquo;a&rdquo; y &ldquo;j&rdquo;; y 456-1, inciso &ldquo;d&rdquo;, Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales). Al mismo tiempo se debe actuar por la v&iacute;a penal a trav&eacute;s de la FEPADE. Esta clase de conductas constituyen delitos electorales que est&aacute;n sancionados con penas que oscilan entre tres y siete a&ntilde;os de prisi&oacute;n (art&iacute;culo 13, fracci&oacute;n II, Ley General en Materia de Delitos Electorales).</p><p>&nbsp;<br />El veredicto final del INE est&aacute; por conocerse en fecha pr&oacute;xima. &Eacute;ste incluir&aacute; tambi&eacute;n los resultados de la fiscalizaci&oacute;n a los ingresos y egresos de los aspirantes. Es justo decir que la autoridad electoral ha transparentado muy bien la recolecci&oacute;n de firmas por independientes, al grado de subir a Internet reportes diarios de avance en todos los cargos federales de elecci&oacute;n. Es esperable y exigible que el Instituto siga en la misma t&oacute;nica.</p><p>&nbsp;<br />Desde la &ldquo;ca&iacute;da del sistema&rdquo; en 1988, hay un lujo que la autoridad electoral no puede darse: guardarse informaci&oacute;n para s&iacute;. La ciudadan&iacute;a tiene derecho a conocer con precisi&oacute;n en qu&eacute; consistieron las trampas cometidas por cualquier aspirante a un cargo de elecci&oacute;n popular. Tambi&eacute;n requerimos que el INE, la FEPADE y el Tribunal Electoral apliquen la ley al margen de c&aacute;lculos pol&iacute;ticos.</p><p>&nbsp;<br />El derecho a ser votado tiene l&iacute;mites. Uno de ellos es violentar la ley. Quien hizo trampa tiene que ser castigado. No caben excepciones.</p><p>&nbsp;</p><p style="text-align: right;"><br />* Acad&eacute;mico en la UNAM. Profesor de derecho electoral.</p><p>&nbsp;</p>es_MX
dc.formatimage/jpeges_MX
dc.language.isoeses_MX
dc.publisherUniversidad Nacional Autónoma de México. Instituto de Investigaciones Jurídicases_MX
dc.subjectCandidaturas independienteses_MX
dc.subjectApoyos ciudadanoses_MX
dc.title“Independientes”: Dos millones de firmas irregulareses_MX
dc.typeWorking Paperes_MX


Files in this item

FilesSizeFormatView

There are no files associated with this item.

This item appears in the following Collection(s)

Show simple item record