Show simple item record

dc.contributorHernández Vicencio, Taniaes_MX
dc.date.accessioned2018-02-15T20:16:07Z
dc.date.available2018-02-15T20:16:07Z
dc.date.issued2018-02-15es_MX
dc.identifier.urihttp://ru.juridicas.unam.mx:80/xmlui/handle/123456789/1259
dc.description<p>A lo largo de estos meses, los mexicanos hemos sido testigos de la construcci&oacute;n de tres alianzas que habr&aacute;n de contender en la elecci&oacute;n presidencial de julio de 2018. Las dos coaliciones con los mayores porcentajes de intenci&oacute;n del voto tienen entre sus integrantes a un partido que expresa la clara influencia de un credo religioso. La Alianza Por M&eacute;xico al Frente, integrada por el Partido Acci&oacute;n Nacional, el Partido de la Revoluci&oacute;n Democr&aacute;tica y el Movimiento Ciudadano, acoge a un instituto pol&iacute;tico que, como Acci&oacute;n Nacional, defiende los valores del catolicismo conservador. Por su parte, la Alianza Juntos Haremos Historia integrada por el Movimiento de Regeneraci&oacute;n Nacional, el Partido Encuentro Social y el Partido del Trabajo, contiene a un partido que, como el PES, se fund&oacute; con l&iacute;deres y bases de las iglesias evang&eacute;lica y pentecostal.</p><p>Larga es la historia de la participaci&oacute;n de la Iglesia cat&oacute;lica en la pol&iacute;tica partidista de varios pa&iacute;ses del continente Americano, por ejemplo, a trav&eacute;s de la Democracia Cristiana, pero la irrupci&oacute;n de miembros o pastores del protestantismo como candidatos, dirigentes y gobernantes es un fen&oacute;meno relativamente nuevo con un peso cada vez mayor en la definici&oacute;n de los procesos pol&iacute;ticos nacionales. Basta ver los casos de Brasil, Chile, Colombia y Costa Rica en los que pol&iacute;ticos adheridos a esos grupos religiosos han ganado elecciones, habr&aacute; que observar lo que suceda en la elecci&oacute;n presidencial de Venezuela a realizarse tambi&eacute;n este 2018. &nbsp;</p><p>Pero en M&eacute;xico no est&aacute;bamos acostumbrados a este nivel de empoderamiento pol&iacute;tico de los grupos protestantes, a pesar de la pluralidad religiosa que se registra desde los a&ntilde;os noventa. Seg&uacute;n el Censo de Poblaci&oacute;n de 2010, la sociedad mexicana segu&iacute;a siendo mayoritariamente cat&oacute;lica (83%), aunque hab&iacute;a perdido adeptos, adem&aacute;s de que el 5% de los creyentes eran evang&eacute;licos y 2% pentecostales. Si bien estos porcentajes pueden parecer muy menores, los votos que podr&iacute;an llegar a representar no son despreciables en el contexto de &nbsp;la pr&oacute;xima elecci&oacute;n presidencial.</p><p>El panista Ricardo Anaya, candidato de la Alianza por M&eacute;xico al Frente, no tiene problema en declararse cat&oacute;lico y apelar a las viejas alianzas con un amplio movimiento de laicos. El morenista Andr&eacute;s Manuel L&oacute;pez Obrador, candidato de la Alianza Juntos haremos Historia al frente de las preferencias electorales, ha dado respuestas ambiguas sobre la religi&oacute;n que profesa, pero se sabe que en reuni&oacute;n privada con jerarcas de la Iglesia cat&oacute;lica acept&oacute; ser parte de su feligres&iacute;a y, con el nombre de Morena, pretende llamar la atenci&oacute;n de un sector del electorado aludiendo de forma subliminal a su guadalupanismo. En aras de ganar la elecci&oacute;n presidencial, el l&iacute;der de Morena acept&oacute; a trav&eacute;s del PES los apoyos de evang&eacute;licos y pentecostales, con argumentos poco convincentes desde el punto de vista program&aacute;tico.</p><p>El hecho es que la actuaci&oacute;n de las derechas religiosas es un rasgo del proceso electoral nacional que lleg&oacute; para quedarse. Las iglesias avanzan a trav&eacute;s de &nbsp;la derecha y la izquierda partidistas gracias al conservadurismo que caracteriza a ambas expresiones del espectro pol&iacute;tico mexicano. El viejo poder de la Iglesia cat&oacute;lica y el nuevo poder de las iglesias protestantes se imponen en el espacio p&uacute;blico, intentando definir la agenda con relaci&oacute;n a pol&iacute;ticas espec&iacute;ficas. La gran paradoja es que la actuaci&oacute;n de estas derechas religiosas termina por vulnerar a un disminuido Estado laico, pieza clave de toda democracia, cobij&aacute;ndose en el mismo discurso que defiende el principio de la pluralidad democr&aacute;tica.</p>es_MX
dc.formatimage/jpeges_MX
dc.language.isoeses_MX
dc.publisherUniversidad Nacional Autónoma de México. Instituto de Investigaciones Jurídicases_MX
dc.subjectEleccioneses_MX
dc.titleLas elecciones presidenciales de 2018 y las derechas religiosases_MX
dc.typeWorking Paperes_MX


Files in this item

FilesSizeFormatView

There are no files associated with this item.

This item appears in the following Collection(s)

Show simple item record